Municipales’19 – Xavier Amate, Junts per Castelldefels

El candidato que encabeza la lista Junts per Castelldefels es Xavier Amate.

Tiene 53 años, está casado y tiene tres hijos. Es licenciado en Derecho, Investigación y Técnicas de Mercado, es economista y ha trabajado como empleado de banca en entidades financieras en Barcelona y Madrid. Militante de Convergència Democrática de Catalunya y miembro de la ejecutiva del partido en Barcelona, ​​después también en el PDeCat, se presenta a las elecciones bajo las siglas de Junts per Castelldefels. Fue concejal durante los años 2011-13, y durante el actual mandato ha sido concejal de Territorio, Movilidad y Playas.

A continuación, un extracto de la entrevista, el vídeo de la que puede ver íntegramente.

— ¿Qué es lo primero que haría como alcalde de Castelldefels? 

— Si fuera alcalde sería un orgullo. Lo primero que haría sería dar el agradecimiento a mi equipo, un equipo extraordinario, fiel, preparado. Y dar el agradecimiento a todas aquellas personas que nos hubieran hecho confianza. Y, acto seguido, explicar que nosotros gobernaremos para todos, independientemente del color político, porque la responsabilidad de alcalde, de liderazgo de un consistorio, es ésta: gobernar para todos, todos los barrios, todas las sensibilidades, todas las condiciones sociales, intentando ser justo, es decir, desigual con los desiguales, que pienso que es la definición de justicia.

— ¿Qué película le ha hecho llorar?

— “El sur”, de Víctor Erice. Últimamente he vuelto a recuperar una película, que está muy bien, “París, Texas”, que también tiene un componente emocional importante.

— ¿Qué es en lo primero que se fija cuando conoce a alguien?

— Probablemente en la voz. Y también en la mirada. He tenido la suerte de volver a ver compañeros de la facultad de hace muchos años. Es obvio que habían cambiado mucho, y, es curioso, los reconoces por la mirada. Puedes envejecer, pero la mirada queda, perdura.

— ¿Qué hay que hacer para conquistarle?

— Poca cosa. Soy muy fácil. Mostrarse uno como es, y no mentir nunca.

— ¿Cuál de los siete pecados capitales comete con más frecuencia? ¿Lujuria, ira, soberbia, envidia, avaricia, pereza, gula? 

— No soy especialmente seguidor de los pecados capitales, pero… quizás la pereza. Uno tiene la sensación de que podría hacer más. Aquellas personas que lideramos un proyecto, y yo particularmente, pienso que siempre tenemos la sensación de que podríamos hacer más, ¿no? Más horas, más dedicación, más preparación.

— ¿Cuál es el último concierto de música al que ha asistido?

— El año pasado, Jamiroquai… fantástico.

— Y, cuando tiene un día malo, ¿qué canción, qué artista le levanta el ánimo? 

— ¿En un día malo? Busco precisamente lo contrario, alguna música que motive. Últimamente tengo un referente: “No surrender”, de Bruce Springsteen.

 — Le entristece, le pone de mal humor…

— Me entristece la injusticia. Y me pone de mal humor, y no soporto, y cuanto mayor me hago todavía menos: la prepotencia.

— ¿Qué es lo que no haría nunca por amor?

— Engañar, mentir, no mostrarme como soy.

— Aprovecha los momentos de soledad para…

— La soledad buscada es magnífica. La soledad no buscada es terrible. Las personas que tenemos vida interior apreciamos los momentos de silencio, de introspección. Son momentos que aportan mucho, que enriquecen. La autorreflexión constante hace que vayamos hacia delante, que seamos mejores personas. Ésa es la meta.

— ¿Qué libro volvería a releer?

— Últimamente estoy con temas políticos. Esto al margen, me gusta leer en gallego. En días como hoy [llueve], Rosalía de Castro es un referente, en un idioma muy potente para transmitir sentimientos como la ‘saudade’

— ¿Qué espacio o rincón de Castelldefels le trae un buen recuerdo, y por qué? 

— Por siempre, la playa. La tenemos que cuidar, que preservar, tenemos que dedicarle esfuerzos. Sin desmerecer otros, creo que el distintivo de esta ciudad es nuestra playa.

— Señale una virtud y un defecto de Castelldefels.

— Una virtud es precisamente la capacidad de convivir sensibilidades diferentes. Y el defecto son los prejuicios que en determinados casos tenemos respecto a ciertas actuaciones. Un prejuicio es un ‘juicio anterior a’. Tanto en Castelldefels como en el conjunto de la sociedad, creo que debemos tener la capacidad de cambiar nuestra opinión escuchando argumentos que hacen que la tuya no sea digamos una verdad absoluta. Hay que escuchar otras opiniones, otras sensibilidades.

 
 
Ajuntament de Castelldefels
Ajuntament de Castelldefels
Castelldefels Turisme